Cómo redactar las Condiciones Generales de Venta (CGV)

Condiciones generales de venta (CGV) 

En el marco de una venta, la redacción de un contrato es necesaria y solicitada para garantizar el respeto de los compromisos asumidos por cada parte del contrato. Las condiciones generales de venta, también conocidas como «CGV», hacen referencia a toda la información contractual que vincula a un vendedor con su comprador. Es una obligación ponerlas a disposición de los clientes porque, en caso de litigio, estas cláusulas son la referencia para la resolución del mismo.

En el caso de los servicios de gran consumo, las CGV son muy útiles y ahorran tiempo a la hora de celebrar un contrato. Suelen contener disposiciones como: el pago, la entrega, las obligaciones de cada parte, la garantía, la ley aplicable y la jurisdicción.

De acuerdo con la legislación suiza, las condiciones generales están sujetas, en principio, a las disposiciones generales aplicables al contrato, sin perjuicio de algunas disposiciones especiales.

Para que sean válidos, deben ser aceptados por las partes e incorporados al contrato.

¿Para qué sirven?

Se elaboran principalmente para informar sobre las condiciones de venta y pago antes de cualquier transacción, para establecer un marco estándar para las relaciones contractuales con los clientes que será vinculante para ellos una vez concluida la transacción y también para limitar los posibles litigios de los clientes.

Sin embargo, tienen una importancia diferente según la naturaleza de la relación comercial, ya sea un contrato con un consumidor o con un profesional.

Contenido mínimo de las Condiciones Generales de Venta 

El preámbulo 

Debe contener una descripción de las partes del contrato (vendedor, comprador), el propósito de la venta y las circunstancias de la misma. Ello proporcionará un marco para los puntos que se enumeran a continuación.

Las partes contratantes 

Normalmente hay dos partes: el vendedor y el comprador. Para todas las partes, debe proporcionarse toda la información necesaria para identificarlas.

El objeto del contrato 

Aquí se escribe toda la información útil, destacando el producto o servicio vendido y el precio.

Obligación del vendedor

El papel del vendedor se limita, por lo general, a la transferencia y entrega de los bienes adquiridos por el comprador. Por lo tanto, esta sección abarca los términos y condiciones relativos a estas obligaciones:

  • La fecha de entrega
  • Entrega en la dirección precisa o recogida en la tienda
  • La calidad del objeto se expresa por la ausencia de defectos o vicios ocultos.

Garantía y responsabilidad

La garantía es la obligación legal o convencional que implica la responsabilidad del vendedor que ha entregado un bien o servicio que carece de las cualidades esenciales por las que el comprador realizó la adquisición.

Cláusula penal

El objetivo de esta cláusula es determinar de antemano la penalización que se aplicará en caso de que una de las partes no cumpla sus obligaciones, o las cumpla parcialmente (Art. 160 párrafo 1 CO) en caso de falta de conformidad de los bienes con el contrato. Las partes pueden estipular la concesión de una suma de dinero o exigir a la parte que no ha cumplido que preste un servicio en especie o que se abstenga de hacer algo.

Elección del tribunal

Mediante una cláusula de elección de tribunal, las partes eligen el tribunal competente para cualquier litigio.  Esta disposición debe estar claramente indicada, ya que es importante que cada una de las partes la conozca, de lo contrario no se podrá utilizar la elección de tribunal. A falta de elección de tribunal, la norma es interponer la demanda en el lugar donde tiene su sede la parte contraria o en el domicilio del consumidor, según el caso.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.